· 

¡Agoney en Madrid!

Por si quedaba alguna duda, OT resucita 16 años después. Operación triunfo 2017 vuelve hacer historia en la televisión, vuelve a formar parte de la vida de una generación, y se convierte por primera vez en el programa español más viral en Internet desde el nacimiento de las redes sociales.

 

Pero este fenómeno televisivo 2.0 hoy ya es una realidad. Por unas horas, abandona los hashtags, Trending Topics, memes, gifs, y citas virtuales con el 24 horas,  y reúne a esas miles de personas en Madrid, Barcelona y Valencia. Sí, miles de personas. El espíritu OT ha vuelto, pero con nuevos protagonistas.

 

A las 10:45h sonaba de fondo ‘Altanera, preciosa y orgullosa’, y  a gritos de ‘Agoney a Eurovisión’, ‘Amaia de España’, ‘Mireya se queda’ y ‘Sapoconcho’, los chicos han cruzado la pasarela más vertiginosa hasta el momento. La frase de Amaia representaba a los cuatro triunfitos: ‘Buah que horror… no sé qué decir’. Ninguno lo sabía, pero sus caras y sus ojos vidriosos lo decían todo. Seguro que siempre habían soñado con ser cantantes, pero jamás imaginaban que su primera firma de discos sería multitudinaria.

JAMÁS IMAGINABA AGONEY QUE SU REENCUENTRO CON MADRID SERÍA ASÍ.



Tampoco Agoney imaginaba que su reencuentro con Madrid sería así. La última semana de septiembre hizo su último viaje antes de entrar en la Academia, y eligió la ciudad madrileña para compartirla con su círculo de amigos más cercano. Dos meses y medio después, Agoney ha aterrizado de nuevo en la capital de España, compartiéndola esta vez con miles de personas que gritaban su nombre, que le pedían un selfie y que tenían su disco en la mano para que lo firmase.

 

Su sonrisa no se ha borrado ni un segundo de su cara, y sus ojos han brillado más de la cuenta en alguna ocasión. Esas mechas blancas, acompañadas de una pícara sonrisa, se asomaban entre la multitud cada vez que escuchaba gritar su nombre al otro lado de la valla. (Se ha venido arriba y hasta ha bailado encima de la mesa). 

 

Hoy Agoney ha sido muy feliz. No me lo ha dicho con palabras pero se lo he notado en la mirada. Gracias por haberle dado la energía suficiente para seguir cruzando la pasarela.

 

Antonio Lleida