· 

El desenlace perfecto para una semana difícil

¡Lo hemos conseguido! Después de una semana muy complicada donde nos hemos tenido que enfrentar a la incertidumbre de si Agoney sería salvado por la audiencia, si abandonaría por el estado de su voz o si esta le permitiría realizar una actuación a la altura de las exigencias, POR FIN tenemos la respuesta a todas esas dudas. “La unión hace la fuerza”, decían. Pues sí, así es. El resultado obtenido no puede ser mejor: ¡Agoney continúa en la Academia de OT!

Esta última semana hemos sido, más que nunca, una familia. Hemos estado unidos y hemos luchado para que nuestro canario se salvara sin necesidad de criticar a otros concursantes. Nos hemos mantenido al margen de eso en todo momento. El respeto ha sido siempre nuestra carta de presentación y, a pesar de haber tenido que leer cosas muy feas sobre Ago, nunca hemos entrado en el juego. Hemos hecho nuestro camino, con una unión irrompible, de la mano, con un objetivo común. Todos hemos puesto nuestro granito de arena y hemos conseguido construir una importante montaña, NUESTRA montaña. La de Agoney y las miles de personas que han colaborado para que su sueño siga estando vivo. Más vivo que nunca. ¡Qué orgulloso estoy de formar parte del #TeamAgotintes!

 

Tildar la gala 10 de “injusta” es precisamente eso, injusto. Permítaseme la redundancia. OT2017 no es Amaia, Alfred, Aitana, Roi y Ana. No. NO. OT2017 es la unión de 16 PERSONAS que han entrado en una Academia para aprender, y para que ese aprendizaje les permita tener su sueño más cerca. Un sueño común que TODOS tienen derecho a conseguir. No se puede decir que esta nominación es injusta porque han nominado a tu favorito y no a Agoney o Miriam. Si ellos no están nominados es porque estuvieron muy por encima de los demás. Así de fácil. No es favoritismo ni ninguno de esos complots que alguna gente se empeña en inventar para justificar algo injustificable. Miriam llegó a estar en la cuerda floja 3 semanas consecutivas. A Agoney lo nominaron por haber “cantado en un tono diferente al de la canción”, cuando la realidad es que mantuvo el tono original de la misma. ¿Dónde está el favoritismo? En las mentes de ciertas personas ansiosas de justificación para no reconocer que su concursante favorito lo ha hecho mal. Aquí no hay intocables. No los hay.

Agoney hizo una actuación digna de admirar. Y no lo digo yo. Lo dijeron 3 miembros del jurado. Lo dijo la ovación de Mónica Naranjo, que se puso en pie para aplaudirle, algo que solo ha hecho 3-4 veces en lo que llevamos de concurso. Lo dijo Manu Guix en Twitter. ¿Podía haberlo hecho mejor? Pues sí. Siempre se puede hacer mejor. Pero, por favor, no perdamos la cordura. “Somebody To Love” es una canción con infinidad de matices, con enormes transiciones de grave a agudo y falsete, con una complicación a nivel vocal muy por encima de la mayoría de canciones que se han cantado en OT. No todos pueden cantarla. De hecho, me atrevería a decir que casi nadie puede hacerlo. Agoney SÍ. Y no podemos olvidar que sigue arrastrando sus derrames cordales, algo que ha hecho que Shakira cancele su gira durante MEDIO AÑO. Y él, sin embargo, sigue cantando y ensayando sin parar, semana a semana, dando su 100% en todo momento, luchando contra su problema de la mejor forma posible: no dejando que pueda con él.

Porque sí, esta semana, su voz ha intentado minarle la moral pero, ¿sabéis qué? Que no lo ha conseguido. Agoney se subió al escenario pisando más fuerte que nunca y nos regaló una actuación para el recuerdo. Se mostró seguro y, lo más importante, salió a GANAR. Arriesgó sabiendo que podía salirle mal la jugada, pero eso no impidió que sacara la bestia escénica que lleva dentro, y se comió el escenario. ¿El resultado? Cruzó la pasarela. No podía ser de otra forma.

 

Eso sí, me pareció bastante feo que el portavoz del jurado para la valoración de Agoney fuera, precisamente, el único que no estaba de acuerdo con su salvación. Si él no representa a la mayoría, creo que debería haber hablado otra persona que sí lo hiciera. Habría sido lo más justo. Además, acababa de perder a Nerea, su semana había sido extremadamente complicada, no estaba en un estado anímico precisamente alto... y se merecía un empujón. Se merecía cruzar la pasarela con una valoración a la altura de su actuación, no de la forma que lo hizo. El propio Manuel Martos especificó que todas las semanas hay disidencias entre ellos cuando se retiran a deliberar. Todas. Y nunca he visto que actúe de portavoz el que no está de acuerdo con los otros tres. Lo de ayer fue bastante lamentable en ese sentido.

Pero lo importante ahora mismo es celebrar nuestra victoria, disfrutar de Agoney en la Academia dos semanas más (como mínimo) y continuar apoyándole en redes sociales de la misma forma que lo hemos hecho siempre. Su sueño de optar a Eurovisión cada vez está más cerca y supondría, además, la oportunidad de editar el primer single original de su carrera, algo que también le haría inmensamente feliz. Hemos estado toda la semana luchando por conseguir que su camino hacia esa felicidad siguiera su curso. Lo hemos logrado pero tenemos que continuar al pie del cañón. ¿Por qué? Pues porque no hay nada más bonito que ver a nuestro Agoney cumpliendo su sueño.

Un artículo de:

Alfonso Halcón