· 

Nunca es suficiente si hablamos de Agoney

El 14 de marzo tuvimos el gusto de empezarlo con un directo en Instagram que Agoney anunciaría pocos minutos antes de empezar su retransmisión desde su cuenta de Twitter. Nos encontramos con una pantalla en negro y Purple Rain de fondo, la canción de Prince con la que Agoney superó tanto el casting final de OT como la gala 0. Pero esta cover no sería la protagonista de la noche.

 

Quedó todo en silencio. Me puse los cascos al máximo volumen posible y empezaron a sonar las primeras notas de Never Enough, una de las canciones de la banda sonora del musical estadounidense The Greatest Showman. En la película, una artista, que triunfará con una gira internacional, cantará dicha canción como su tema principal. Es verdaderamente uno de los temas más difíciles de interpretar. Agoney lo hizo.

 

Más de 2.000 personas escucharían el final de la canción, que no dejó indiferente a nadie. Minutos después Twitter se colapsó de mensajes sobre la cover y #NeverEnoughAgoney se hizo trending topic, permaneciendo en lo más alto durante ocho horas seguidas. Todo lo que se dijera de ella era poco.

 

Tengo muchos sentimientos encontrados con la voz de Agoney en esta cover, y es que no solo hace unas perfectas notas altas que te dejan con la boca abierta, sino que desprende una emoción y una fuerza tan fuerte que es imposible no sentir cada palabra que canta. Una vez que el audio llega a su fin, sientes la necesidad de ponértela una y otra vez en modo repeat, y eso que todavía no tenemos la versión "de calidad".

 

Unos días más tarde nos sorprendió con otro directo. Esta vez sería un mini-concierto en el que nos enamoraría un poco más con cada una de las canciones que interpretó. Algunas de ellas fueron Halo, de Beyoncé, Homeless, de Leona Lewis, I Will Always Love You, de Whitney Houston, Show Must Go On, de Queen, y Si tú no estás de aquí, de Rosana.

 

Ahora llega lo fuerte. Mi mayor descubrimiento fue I Look To You, una canción de Whitney Houston que me parece una maravilla cantada por Agoney. Tan solo pudimos escucharle un minuto y medio, pero no necesitaba más para que me emocionara y me revolviera las tripas (aunque no estaría nada mal que hiciera una cover completa).

 

A petición de Raoul, Agoney nos regaló una versión más personal de Je suis venu te dire que je m'en vais, la canción de Serge Gainsbourg que tuvo que interpretar en la gala 8 de Operación Triunfo. Estoy seguro de que esta vez no hubiera sido propuesto para abandonar la academia.

 

Lo peor para mi estado emocional llegó con las primeras notas de piano de Creep, una canción original de Radiohead que ya la habíamos escuchado por Agoney gracias a la cover de hace cuatro años en su canal de YouTube. Pero esta vez... esta vez me rompió en pequeños pedazos cantándola en directo con todo el corazón que podía ponerle. Definitivamente es una de las cosas más maravillosas que he escuchado en mi vida, y ver emocionarse a Agoney mientras la cantaba fue estremecedor. Ojalá oírla en un concierto. Ojalá.

Pero esto no acaba aquí. Buscando por su ordenador encontró el audio de A tragos, una canción original suya que se atrevió a cantar varias veces en la academia. La letra habla sobre un mendigo con el que Agoney se encontraba cuando iba de camino a sus clases de canto. Habla por sí sola. Su voz también. No es ninguna sorpresa que Agoney tiene un corazón enorme, pues la manera de cantar cada uno de los versos no te puede dejar indiferente.

 

Nunca será suficiente nada de lo que pueda decirle a Agoney, porque no tengo palabras para lo que llega a emocionarme con cada cosa que hace. Creo que este país perdería una oportunidad de oro si no le da una oportunidad para hacerse un hueco en el mundo de la música, porque en nuestro corazón ya lo tiene.

 

Un artículo por

Diego Simón