· 

Agoney puede serlo todo

Desde que somos pequeños, las personas de nuestro entorno se empeñan en repetirnos esa frase a la que pocas veces encontramos sentido: “querer es poder”. Con estas tres palabras nos quieren demostrar que no hay sueño imposible, que el esfuerzo siempre tiene recompensa, que la lucha siempre nos lleva a nuestra meta. Una enseñanza que nunca deberíamos olvidar, pero que a veces se difumina según pasan los años. Incluso aquellas personas que demuestran tenerlo todo para llegar a ser quienes quieren ser pueden llegar a olvidarse de esto. Y por si alguna vez se nos va de la cabeza, queremos recordarte que Agoney puede ser todo lo que se proponga ser.

En él hemos visto la combinación perfecta de talento, un talento imposible de ignorar, sueños con los pies en la tierra, entrega, lucha, dedicación y superación. El canario ha sido desde el comienzo de ‘Operación Triunfo 2017’ un ejemplo ideal de esta superación personal, logrando abrirse por completo, batallando con una lesión en las cuerdas vocales que ha logrado tumbar a grandes de la música y atreviéndose con temas que pocos se aventuran a interpretar. Agoney ha versionado voces como las de Rihanna, Freddy Mercury y Tino Casal, sorprendiéndonos con su torrente de voz semana tras semana, y todo ello con esta lesión de la que hablamos.

 

Aunque oficialmente sólo ha habido una ganadora en el concurso, lo cierto es que todos hemos ganado. Agoney ha vencido a su derrame, a sus inseguridades, a sus miedos y ha ganado la oportunidad de mostrarse como el talento total que es delante no sólo de toda España, sino del planeta entero. Y nosotros le hemos ganado a él. Ahora es el momento de cuidar nuestro premio, de sostenerlo cuando sea necesario, de recordarle esa enseñanza que tanto y tanto nos repetían y de seguir creciendo a su lado.

Cuando decimos que Agoney puede serlo todo, no estamos intentando hacer una especie de metáfora. No hay meta imposible para él, sencillamente porque es uno de los artistas más completos con los que nos hemos topado en los últimos tiempos. Poco a poco, el canario ha ido quitándose escudos, capas, y nos ha mostrado todos los ases que escondía sobre la manga (aunque no descartamos que reserve alguno más). Un cantante versátil, que brilla en baladas, en canciones más movidas, en temas con sonidos actuales y en aquellos que triunfaron hace años… Pero también un cantante capaz de dar espectáculo sin restarle potencia a la voz. El baile, la presencia en el escenario, la interpretación. Todo es un sobresaliente cuando hablamos de Agoney.

Como es evidente, su aprendizaje y su crecimiento no han hecho más que comenzar. Aún le quedan un millón de kilómetros por recorrer, en los que ir construyéndose a sí mismo como artista, una labor que nunca se acaba en el caso de aquellos que siempre quieren ir a más, a por nuevas metas. Pero también es evidente que Agoney es uno de los cantantes más completos que se han descubierto en los últimos años en nuestro país. Una voz que si cayera en las manos de productores como Simon Cowell no tardaría en ser escuchada, admirada y aplaudida a nivel mundial. Su capacidad, casi mágica, de sentir y transmitir la música, combinada con unos registros extraterrestres, es capaz de atrapar a un planeta entero. Sólo necesita la plataforma, la oportunidad de ser escuchada con su verdadera firma. Una oportunidad que soñamos llegue de la mano de su primer disco.

Aún es pronto para hablar de futuro, además de innecesario. El presente de Agoney está plagado de planes, de éxitos, de razones para seguir luchando, seguir superándose y, por supuesto, seguir apoyándole. Hemos descubierto un tesoro y ahora vamos a tratarlo como se merece. Como el artista total que es.

Un artículo de

Rosa Suria